viernes, marzo 23, 2007

EL OCHO Y MEDIO
Hoy no ha sido un buen día para mi. Me he despertado esta mañana con el gustillo de whisky y algo más, todavía en mi garganta. También había una lagrima pegada a mi mejilla que me hizo compañía toda la noche, supongo que en cierta manera Dios dijo que hoy no podía dormir sólo y me la envió a hacerme compañía. Ayer hice daño a alguien que quiero. Le hice daño como al pájaro que cayó entre mis garras... "seré muy breve, te he perdido y esto duele".

No soy un mal tío, hoy he oído una frase que me ha encantado decía algo así como que en esta vida a veces somos el Perro y otras veces la farola.
Ayer yo fui el puto perro.
Lo siento pequeña.


4 comentarios:

Anónimo dijo...

¿Quien fué la farola?

Anónimo dijo...

La farola fui yo.

Tio Antonio dijo...

¿La farola anónima?

ana lage dijo...

No me gusta la metáfora del perro y la farola...(sobre todo por quién se dice que es el perro...)